de Clunia

Al borde de la meseta de las ruinas de la ciudad romana de Clunia, aparece el teatro.

Un viejo camino vecinal, convertido hoy en carretera, circunda las graderías del mismo.

Ha sido objeto de una persistente expoliación que nos ha dejado solamente las partes estructurales de la construcción, la parte central y superior de la cávea, elaborada sobre la roca viva de la meseta de la ciudad, y aquellos elementos de muro de encofrado, el gran scaenae fron, que no tiene ninguna utilidad de reutilización moderna. Han desaparecido todos los grandes sillares y mampostería del edificio; el revestimiento del muro del scaenae frons y toda la gradería inferior o ima cavea; etc.

En 1775, los días 19, 20 y 21 de abril, Loperráez visitó el teatro y procedió a su medición. Él nos dejó el primer testimonio sobre las ruinas de Clunia.

En 1915 Ignacio Calvo excavó una pequeña parte de la zona Norte del teatro. Descubrió los muros de cierre de la zona de la orquestra hacia el Norte, hacia el parascaenium y el arranque de formas abovedadas, de grandes sillares, por debajo del pulpitum. También halló: un torso de togado romano, una inscripción dedicatoria y abundantes restos de capiteles y columnas.

Entre 1932 y 1935 Blas Taracena realizó una nueva fase de excavaciones. No tocó el teatro.

En 1965-66 se realizaPalolron dos campañas de excavación en el teatro, y una completa campaña de mediciones taquimétricas de planta y secciones de los restos. Fueron dirigidas por Pedro de Palol.

Entre 1973 y 1975 hubo una nueva campaña dirigida por Pedro de Palol.

En 1995 tomó el relevo un nuevo equipo encabezado por el arquitecto Miguel A. de la Iglesia y el arqueólogo Francisco Tuset.

En las campañas de 2003, 2004 y 2005, se han intensificado las excavaciones en la escena.

En el 2007 y 2008 se ha escavado el postcaenium

Aún se encuentra en proceso de excavación y consolidación.

Frons Scaenae

Tres puerta principales

El muro del "frons scaenae" aparece en pie, desnudo de toda ornamentación. En él pueden verse las tres puertas normales, la central  "valva imperialis" o "valva regium" y las dos laterales o "valva hospitalia". Por ellas entraban y salían los actores y comunicaban con un espacio porticado detrás de la escena, el "postcaenium". Los muros conservan los agujeros para sostener vigas para los pisos de la decoración de la fachada.

En la parte posterior se conservan los contrafuertes rectangulares para mantener este paredón en pie. El basamento del muro aparece a unos 2 metros por debajo del nivel normal de la "archestra", y en este punto, junto al muro del "parascaenium" del Norte, aparece un ingreso lateral subterráneo con los quicios de una puerta, paso al "hyposcaenium", por debajo del "pulpitum".

Cávea

La cávea media está escavada en la roca

Podemos ver una parte importante de la "cavea" o gradería tallada en la roca viva a la manera de los teatros griegos. De esta  "cavea", la más extensa de cuantas existen en Hispania,  se conserva parte de la media y de la superior o "summa". Ambas están talladas en la roca, habiendo desaparecido completamente la "cavea ima", que fue realizada en obra de mampostería. Tampoco se conserva completa la "cavea media", ya que una parte importante, la que corresponde al Sur, fue destruida para obtener piedra para construcciones en el pueblo. En la "cavea" conservada se observan los "praecintiones" y "scalaria", que separaban los diversos "cunei". El teatro tuvo cuatro "cunei" en las "cavea ima y media", y doble número en la superior.